Saltar al contenido

Las 12 Cosas Absurdas Que Hacemos Cuando Nos Maquillamos

Maquillarnos es todo un proceso. Los años de práctica han ido conformando la experiencia, aún recuerdo en mis inicios en los que mi cara parecía un cuadro digno de Picasso, en la que nada tenía sentido. Recuerdo la época en la que la raya estilo Amy Winehouse era lo más, o en la que los labios rojos eran la cosa más sexy del mundo aunque cualquier persona a la que saludabas y dejabas dos labios bien marcados en cada mejilla no pensaba lo mismo. En fin. No os creáis que eso ha desaparecido. Me ha llegado hasta a pasar lo de llevar un ojo maquillado y el otro no y enterarme a mitad noche. He comprobado tras tantos años que hay rituales absurdos que siempre hacemos cuando nos maquillamos, estemos solas o acompañadas. Esas rutinas que hemos tomado que no nos llevan a ningún sitio y que a cualquier persona que no conozca los mundos del maquillaje tacharía de absurdas. Aquí os dejo algunas, vota por tus favoritas.

  1. Abrir la boca cuando nos ponemos el rímel

    Abrir la boca cuando nos ponemos el rímel

  2. Mandar besitos al espejo

    Mandar besitos al espejo

  3. Practicar nuestra cara de foto girando ligeramente el cuello

  4. Poner la música a todo volumen y creernos Beyoncé

    Poner la música a todo volumen y creernos Beyoncé

  5. Hacer un book de selfies con el WC de fondo

    Hacer un book de selfies con el WC de fondo

  6. Desmaquillarnos enteras y empezar de nuevo por un mínimo fallo

    Desmaquillarnos enteras y empezar de nuevo por un mínimo fallo

  7. Abusar del colorete y parecer hermanas de Heidi

    Abusar del colorete y parecer hermanas de Heidi

  8. Utilizar el anti-ojeras después de acabar y ser kung Fu Panda 2

    Utilizar el anti-ojeras después de acabar y ser kung Fu Panda 2

  9. Retocarnos las cejas cinco minutos antes de salir parece una gran idea pero nunca lo es

    Retocarnos las cejas cinco minutos antes de salir parece una gran idea pero nunca lo es

  10. Pegarnos a un centímetro de distancia del espejo y quejarnos de cada “enorme” poro

    Pegarnos a un centímetro de distancia del espejo y quejarnos de cada “enorme” poro

  11. Declarar la guerra a ese grano apenas visible y apretarlo dejando marca

    Declarar la guerra a ese grano apenas visible y apretarlo dejando marca

  12. Pintarnos las uñas y frustrarnos al no poder acabar ninguna de las mil cosas que tenemos aún pendientes