Saltar al contenido

La Ciencia Lo Confirma: Los Rayados Mentales Son Los Más Creativos

Le das mil y una vueltas a todo, valoras todas las opciones, te preocupas hasta por lo que no deberías preocuparte, no te conformas con nada, sientes que las cosas siempre podrían ser mejor, que hay otro modo de actuar, incluso te inventas conversaciones y situaciones en tu cabeza que probablemente nunca ocurran. Si mientras ibas leyendo ibas asintiendo con cada característica, no cabe la menor duda: eres una rayada mental. Sin embargo, eso ya no es tan malo como creías.

Psicólogos de King’s College of London, de la Universidad de York y de Columbia, en Nueva York, han publicado un estudio en el que aseguran que las personas que piensan y se preocupan demasiado son también unas de las más creativas. En dicho estudio exponen que el neuroticismo o la inestabilidad emocional con tendencia a experimentar pensamientos y emociones negativas está directamente relacionado con la creatividad, aunque también (porque no todo iba a ser tan bonito) con la infelicidad.

Las personas con una personalidad neurótica crean representaciones de información en su cabeza que no están relacionadas con la realidad, y esto es lo que las convierte en más creativas porque, cuando lo pensamos, la preocupación y el miedo siempre han sido la madre de todos los inventos. Nuestro miedo a morir y a las enfermedades es lo que nos ha hecho avanzar en la medicina a lo largo de los años.

El estudio también expone que el pensamiento excesivo activa ciertas partes de la corteza prefrontal del cerebro, que está conectada con la percepción consciente de la amenaza y el peligro, por lo que buscamos mecanismos de autoprotección y eso nos hace tener un pensamiento mucho más creativo. Precisamente por todo ello, las personas que más se preocupan son también las que más aman. Nos preocupamos por las personas que más queremos, pensamos que algo malo les puede ocurrir y buscamos alternativas para protegerlas, o protegernos.

“La felicidad es la cosa más rara que conozco en la gente inteligente”

Sin embargo, como ya hemos comentado, la felicidad no está relacionada con los también conocidos como “overthinkers”. Las personas que piensan demasiado raramente son felices, ya lo decía Ernest Hemingway: “La felicidad es la cosa más rara que conozco en la gente inteligente”. ¿Por qué? Quizá sea por su ferviente lucha por mejorar las cosas y su inconformismo que, aunque no les garantice la ansiada felicidad, sí consigue crear alternativas y soluciones para las otras personas. En el momento en el que te preocupas por algo inicias ese proceso de creación para hallar una solución, porque realmente lo que todos los seres humanos buscamos no es tanto la felicidad como la comodidad.

Esta investigación parece ser la respuesta de por qué algunos genios de la literatura, la ciencia, el arte o la música siempre han estado relacionados con la tristeza y la amargura, concluyendo su vida con desdicha. Personajes como Vincent Van Gogh, Sylvia Plath o Kurt Cobain, entre muchos otros. Tal vez ahora empiece a resultar interesante incorporar ser una rayada mental a tu currículum. Es el modo de justificar que eres creativa. Quizá no feliz, pero sí creativa y puede que hasta una genio en potencia.