Saltar al contenido

Esta Es La Historia De Las Primeras Que Celebraron El Día De La Mujer

Cada 8 de marzo todas levantamos la voz orgullosas de ser mujeres y con las ganas de seguir avanzando por los derechos de la mujer en todo el mundo. Haciendo frente al sexismo de algunos sectores y al machismo presente todavía en un gran número de países.

Hoy es nuestro día, es el día de la mujer y lo celebramos con ganas. Sin embargo, muchas de nosotras no sabemos el porqué. Desconocemos el nombre y las experiencias de nuestras antecesoras que consiguieron que cada 8 de marzo alcemos la cabeza con orgullo, más si cabe, por el simple hecho de ser mujer. Esto cambia hoy. El 8 de marzo es la historia de cientos de mujeres. Es la historia de Clara, y también podría ser la historia de Rosa, Gertrude, Elisa, Mary… Nombres que se olvidaron. Pero, sobre todo, el 8 de marzo es tu historia.

Para comprender el porqué es importante entender la vida de las mujeres de principios del siglo pasado. Mujeres al borde de una guerra. Mujeres que habían pasado su vida trabajando en casa y que tras despedir a sus maridos e hijos que se dirigían al campo de batalla tuvieron que salir a trabajar para mantener a sus familias.

Ellas nos hicieron más libres

Es a finales del siglo XIX y a principios del XX cuando el movimiento feminista obrero empieza a tener fuerza y las mujeres empiezan a salir a las calles reclamando mayores derechos laborales y el sufragio femenino. Y así se fueron siguiendo protestas por las mujeres socialistas del mundo. En noviembre de 1909 fue en Nueva York, con la huelga de las camiseras, también conocido como el Levantamiento de las 20.000.

Pocos meses más tarde ya en 1910, en la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas reunida en Copenhague y a propuesta de la alemana Clara Zetkin cuando se proclamó el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, respaldada unánimemente por la conferencia a la que asistían más de 100 mujeres procedentes de 17 países.

No fue hasta el año siguiente cuando se celebró el primer Día Internacional de la Mujer Trabajadora, y fue justo ese mismo mes, el 25 de marzo de 1911, más de 140 jóvenes trabajadoras, la mayoría inmigrantes, murieron en el trágico Incendio en la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist de Nueva York. La tragedia se debió a la imposibilidad de salir del edificio incendiado y en llamas ya que los responsables de la fábrica de camisas habían cerrado todas las puertas de las escaleras y salidas, una práctica común para evitar hurto de mercancía. Este suceso tuvo grandes repercusiones en la legislación laboral de los Estados Unidos, y en las celebraciones posteriores del Día Internacional de la Mujer se hizo referencia a las condiciones laborales que condujeron al desastre.

Hoy nos acordamos de cada una de ellas. Mujeres que con su lucha consiguieron que podamos votar y dispongamos de una mayor seguridad laboral. Mujeres que nos hicieron más libres. Gracias, Clara. Gracias, Rosa. Y gracias a muchas otras cuyos nombres pasaron desapercibidos.