Saltar al contenido

Dime Cuántos Años Tienes Y Te Diré Dónde Viajar

En esta vida hay un momento y un lugar para todo, pero hay ciertos lugares que deberías visitar en un momento concreto, y con ello me refiero a una etapa de tu vida concreta. No podréis defender que es lo mismo visitar Disneyland cuando tienes siete años y crees que ese tipo disfrazado de Mickey Mouse es realmente Mickey Mouse que cuando ya eres un adolescente, ¿verdad? Hay algunos viajes que tienes que hacerlos cuando tienes una edad y aunque puedas hacerlos antes o después, no será igual. ¿Todavía no sabes dónde viajar este año? Dime cuántos años tienes y te diré dónde viajar

Te va a encantar: 7 Road Trips Por Europa Que Hacer Con Tus Amigos

A los 18, a Ibiza de fiesta

Nada mejor para estrenar tu mayoría de edad que ir de fiesta en Ibiza. Playas, discotecas y alcohol. ¿Qué más se puede pedir? El primer viaje que tienes que hacer con tus amigos es para desmelenarte y disfrutar de tu juventud. Así que ya sabes, Ibiza es Ibiza.

A los 19, a Malta

Si Ibiza te supo a poco, Malta es la segunda parte de la historia. El mejor método para poner en práctica tu inglés es hacerlo en las discotecas de esta isla. Piénsalo, si consigues comunicarte con esos niveles de alcohol en sangre y con el sonido atronador de la discoteca es que tu inglés es de nivel alto. Eso sí, mejor no lo incluyas en tu currículum. Además, podrás bañarte en playas de agua cristalina.

A los 20, verano de festivales

Hay ciertas cosas que tienes que hacer una vez en la vida y una de ellas es pasarte un verano entero yendo de un festival a otro. Tienda de acampada y tus amigos más melómanos. SOS 4.8, BBK Live, FIB, Arenal Sound, Low Cost, SanSan Festival, El Viñarock y por qué no, el Tomorrowland. Concierto tras concierto, botellón tras botellón y anécdota tras anécdota.

A los 21, a Riviera Maya

Tu etapa universitaria llega a su fin y qué mejor manera de despedirte de tus compañeros de clase que desde el paraíso. Una pulsera de todo incluido, tirarte en la playa, hacer buceo y descubrir las ruinas Mayas. Todo en uno.

A los 22, de Interrail por Europa

Los 22 es la edad perfecta para dejar todas tus comodidades y lanzarte a la aventura. Coger una mochila, subirte a un tren con tus mejores amigos y despertar cada día en una ciudad diferente. Sientes que todo va muy deprisa y quieres vivir el momento al máximo por eso el mejor viaje para esta edad es un interrail.

A los 23, a Ámsterdam

Cuando cumples los 23 no tienes muy claro qué te deparará el futuro y tampoco te preocupa demasiado, lo único que quieres es llenar tu saco de experiencias vitales, historias con las que algún día dejar con la boca abierta a tus nietos. Ámsterdam es esa historia. La ciudad en la que todo puede pasar, en la que entras en un café y no sabes cómo vas salir, en la que perder la razón y dejarte llevar.

A los 24, el Camino de Santiago

Llega un momento en tu juventud que necesitas un respiro. Cuando tienes 24 buscas algo más, una conexión especial entre tu entorno y tú mismo. Quieres entrar en contacto con la naturaleza, tocarla y sentirla, escucharla. Esta edad es perfecta para descubrir que hay cosas que duelen, que si quieres algo tienes que luchar por ello, que el camino es largo y habrán etapas que no serán sencillas. Tus pies estarán repletos de llagas y tu espalda molida por el peso de la mochila, pero lo que importa es lo que aprendes en el camino.

A los 25, de road trip con tus amigos

Es muy probable que vuestras vidas hayan tomado caminos diferentes, que estéis perdidos por diferentes partes del mundo por eso este es el momento de volveros a unir y nada une más que un viaje por carretera. Risas, música, mapas y GPS locos. Perderse y encontrarse para volver a perderse pero cuando haces un road trip con tus amigos lo que menos importa es el destino, importa el viaje.

A los 26, a la India

Algunos la pasan a los 23, otros a los 25 y otros a los 26. Pero tarde o temprano, llega ese momento trascendental en el que te preguntas qué estás haciendo con tu vida, si lo que haces hoy te acerca a dónde quieres estar mañana o si simplemente estás donde quieres estar. Todos pasamos nuestra etapa existencialista en algún momento y para ello lo mejor es viajar a la India para encontrarse a uno mismo.