Saltar al contenido

8 Signos De Que Eres Supersticiosa Aunque Digas Que No

La mayoría de nosotras consideramos que no creemos en leyendas urbanas, mitos o supersticiones, pero esto no es del todo cierto. Hay que decir que no nos obsesiona, pero en ocasiones nuestro comportamiento está coaccionado por los mitos y creencias que se han ido estableciendo en nuestro cerebro a lo largo de nuestra existencia.

Cosas como utilizar tu boli de la suerte para hacer los exámenes y no estar del todo segura cuando no lo llevas, decir que no crees en la necesidad de comer las 12 uvas pero acabar comiéndolas por si acaso… Son algunas de las cosas que hacemos aún “sin ser supersticiosas”. Éstos son los 8 signos de que eres supersticiosa aunque digas que no.

Te va a encantar: 12 Signos De Que Te Haces Mayor Aunque Digas Que No

  1. Piensas que lo importante es estudiar, pero utilizas tu boli de la suerte para hacer los exámenes

    Piensas que lo importante es estudiar, pero utilizas tu boli de la suerte para hacer los exámenes

  2. Dices no creer en la mala suerte pero te comes las 12 uvas por si acaso tienes un mal año

    Dices no creer en la mala suerte pero te comes las 12 uvas por si acaso tienes un mal año

  3. No crees en la leyenda del gato negro, pero cuando lo ves no puedes evitar pensar que algo va a ir mal

  4. No crees que soplando una pestaña se vaya a cumplir tu deseo, pero ya que ha caído… “no pierdo nada por soplar”

    No crees que soplando una pestaña se vaya a cumplir tu deseo, pero ya que ha caído… “no pierdo nada por soplar”

  5. No crees que se cumplan los deseos al soplar la velas, pero que nadie te pregunte qué has pedido porque no lo vas a decir

    No crees que se cumplan los deseos al soplar la velas, pero que nadie te pregunte qué has pedido porque no lo vas a decir

  6. No crees que si te cae la sal vas a tener mala suerte, pero si se te cae sabes que ya vas a estar de mala leche todo el día

  7. No crees en la suerte, pero para las cosas importantes te pones siempre la misma camisa

  8. No crees en la leyenda de pasar por debajo de la escalera, pero tú la evitas sólo porque “es peligroso”

    No crees en la leyenda de pasar por debajo de la escalera, pero tú la evitas sólo porque “es peligroso”