Saltar al contenido

17 Cosas Que Echas De Menos Del Patio Del Colegio

Cuando echas la vista atrás te das cuenta de que los mejores años de tu vida han pasado. Eso de que los años de universidad son los mejores es la mayor falacia del ser humano. Más bien, del ser humano en su juventud. Los mejores años de tu vida los pasaste en el patio del colegio. El único lugar en el que no había preocupaciones, en el que podías correr libre como si fueses un auténtico hippie sin necesidad de tener un discurso político bien estudiado. No hay felicidad alguna como escuchar el timbre que marcaba el final de una clase y el inicio del paraíso, aunque acto seguido el profe de turno gritase “el timbre no os da permiso, ¡yo os doy permiso!” Tengo la teoría de que todos los que se deciden por estudiar Magisterio es para poder decir esta maravillosa frase día tras día. El patio del colegio era el auténtico paraíso y no sólo de los niños. En la universidad pretendemos sustituirlo jugando a cartas en la cantina, pero ni de lejos es lo mismo. ¿Acaso hay columpios? ¿Os imagináis cómo sería tener esa hora de recreo para el resto de vuestra vida? Una hora en mitad del trabajo y de los exámenes simplemente para jugar, correr y saltar. Lo admito, echo de menos el patio de mi cole y con él estas 17 cosas. Es lo que tiene la nostalgia: con el tiempo consigues echar de menos hasta lo que un día no soportabas, como al más repelente de tu clase. Y tú, ¿qué echas de menos?

  1. Dar un salto enorme jugando al Sambori

    Dar un salto enorme jugando al Sambori

  2. Al niño repelente que te ponía el dedo cuando te daba de comer de su bocadillo para que no te pasases ni un milímetro

    Al niño repelente que te ponía el dedo cuando te daba de comer de su bocadillo para que no te pasases ni un milímetro

  3. A la amiga que siempre llevaba chuches para toda la clase

    A la amiga que siempre llevaba chuches para toda la clase

  4. Jugar a hacer tapón en el tobogán y ser la que aplastaba a los demás

    Jugar a hacer tapón en el tobogán y ser la que aplastaba a los demás

  5. Intercambiar los cromos de Pokémon

    Intercambiar los cromos de Pokémon

  6. Ser el primero en escoger a tu equipo para el partido de fútbol

    Ser el primero en escoger a tu equipo para el partido de fútbol

  7. Cuando conseguías hacer girar la peonza porque era la moda de esa semana

    Cuando conseguías hacer girar la peonza porque era la moda de esa semana

  8. Saltar a la comba en grupo

    Saltar a la comba en grupo

  9. Montarte coreografías con tus amigas como si estuvieses en OT

    Montarte coreografías con tus amigas como si estuvieses en OT

  10. Contar chistes que no entendías y hacer reír a tus amigos con ellos

    Contar chistes que no entendías y hacer reír a tus amigos con ellos

  11. Tirarte por los suelos importándote muy poco si acababas hecho un desastre

    Tirarte por los suelos importándote muy poco si acababas hecho un desastre

  12. Jugar a las palmas formando un corro de 20 personas

  13. Alucinar cuando te contaban que Fulanito se había comido un gusano

    Alucinar cuando te contaban que Fulanito se había comido un gusano

  14. Tener más novios en una semana que en toda tu vida y sin que te considerasen una fresca

  15. Jugar a fútbol sin estrategias, posiciones ni historias. ¡Todos a una detrás del balón!

    Jugar a fútbol sin estrategias, posiciones ni historias. ¡Todos a una detrás del balón!

  16. El hecho de que el timbre te otorgaba la libertad absoluta (y te la quitaba)

    El hecho de que el timbre te otorgaba la libertad absoluta (y te la quitaba)

  17. A la empollona que se sacaba el libro para repasar los recuadros amarillos antes de un examen

    A la empollona que se sacaba el libro para repasar los recuadros amarillos antes de un examen