Saltar al contenido

14 Mentiras Que Todos Los Universitarios Les Hemos Contado A Nuestros Padres

Quiero dejar algo claro. Las mentiras no nos hacen peores personas ni peores hijas o hijos. Son realidades difuminadas de la manera más bonita posible. En realidad, les estamos haciendo un favor a nuestros progenitores al contarlas, porque de esta manera tienen de quién estar ogullosos y presumir delante de sus amigos. Lo hacemos por vosotros.

De los creadores de 12 Mentiras Que Todos Los Universitarios Hemos Dicho , llegan las 14 mentiras que todos los universitarios les hemos contado a nuestros padres.

  1. No salgo tanto, una vez por semana o así

    No salgo tanto, una vez por semana o así

  2. Voy a tomarme una copa y a casa. Como mucho dos

  3. No quiero hacerlo largo, en realidad salgo porque hace mucho que no veo a mis amigas

    No quiero hacerlo largo, en realidad salgo porque hace mucho que no veo a mis amigas

  4. A las 9am en punto estaré en la biblioteca

    A las 9am en punto estaré en la biblioteca

  5. ¿El examen? No os preocupéis, si ya me lo sé

    ¿El examen? No os preocupéis, si ya me lo sé

  6. Mi habitación está ordenada pero no hace falta que entres

    Mi habitación está ordenada pero no hace falta que entres

  7. ¿Comer mal yo? Si siempre como frutas y verduras

    ¿Comer mal yo? Si siempre como frutas y verduras

  8. Me encantan todas las clases, nunca falto a ninguna

  9. Me he gastado todo el dinero en libros, ¿me podéis dar algo?

    Me he gastado todo el dinero en libros, ¿me podéis dar algo?

  10. Estoy haciendo un trabajo de cómo esta serie influye en el comportamiento de los adolescentes

    Estoy haciendo un trabajo de cómo esta serie influye en el comportamiento de los adolescentes

  11. Estoy buscando trabajo como una loca, pero es que si no me valoran no lo pienso aceptar

    Estoy buscando trabajo como una loca, pero es que si no me valoran no lo pienso aceptar

  12. ¿Poner la lavadora? Lo tengo dominado

    ¿Poner la lavadora? Lo tengo dominado

  13. La siesta, como mucho, de media horita. Más nunca

    La siesta, como mucho, de media horita. Más nunca