Saltar al contenido

10 Lecciones De Vida De Bridget Jones Que Todas Deberíamos Seguir

Si alguien demuestra que la mujer perfecta es un mito, esa es Bridget Jones. La treintañera, cuya vida amorosa es un auténtico desastre: no encuentra al hombre perfecto para ella y mientras tanto fantasea con su jefe que es, sin lugar a dudas, el menos adecuado. ¿Y si tuviésemos un poco más de Jones en la gran pantalla? Ya se habla de una tercera entrega cinematográfica que narraría la vida como madre de la protagonista, después de casarse con su príncipe azul, Mark Darcy.

Todas y cada una de nosotras nos hemos visto reflejadas en esta torpe y ridícula treintañera y es que, por muy inapropiada que fuese la mayor parte del tiempo, Bridget nos enseñó que también puedes ser feliz, independiente y curiosa sin ser el prototipo de chica perfecta, porque en efecto, ella no existe. A lo largo de los libros de Helen Fielding y las películas, Jones nos ha ido dando una serie de lecciones, probablemente las más sabias que recibirás a lo largo de tu existencia, sobre la vida y sobre el hecho de ser mujer. Si todavía no te habías percatado, toma nota de estas 10 enseñanzas.

  1. Si te emborrachas, esconde el móvil y mejor no hables en público

    Si te emborrachas, esconde el móvil y mejor no hables en público

  2. No te pongas faja en una cita, nunca sabes lo que puede pasar

    No te pongas faja en una cita, nunca sabes lo que puede pasar

  3. Reinvéntate

    Reinvéntate

  4. Aléjate de alcohólicos, adictos al trabajo, alérgicos al compromiso, mirones, megalómanos, gilipollas emocionales o pervertidos

  5. No eres perfecta ¿y qué?

    No eres perfecta ¿y qué?

  6. Pasa de tu Daniel

    Pasa de tu Daniel

  7. Las primeras impresiones engañan

  8. Revisa bien el código de etiqueta de una fiesta

    Revisa bien el código de etiqueta de una fiesta

  9. Ten cuidado con lo que haces en las cenas de empresa, te lo recordarán

    Ten cuidado con lo que haces en las cenas de empresa, te lo recordarán

  10. Márcate objetivos, aunque después no los cumplas

    Márcate objetivos, aunque después no los cumplas